Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".

Y a solas, cada cuerpo compone su réquiem.Un llanto por la mitad perdida. Una lágrima por cada gota de sudor compartida. Una SONRISA por cada risa que inundó la partida.

El acto desesperado de amar lo que no tenemos. El acto desesperado de amar.
Amar desesperados ese acto.
Y desesperados sucumbir al amar.

(Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".)

lunes, 29 de marzo de 2010

To Get Lost. To Be Wanderer. All My Life.



Calzarme el macuto en Madrid. Pintar un cuadro en París. Fumar maría en Holanda. Conocer a Drácula en Rumanía. Volver a ver a mi bambino en Italia. Comprarme un vestido blanco en Grecia. Curtirme la piel en el frío de Rusia. Navegar por el Mar del Norte. Alcanzar el Nirvana en la India. Llenarme el pelo de trenzas en Tailandia. Hacer el amor en alguna playa de alguna isla perdida del Pacífico. Hacer surf en Australia. Y snowboard en Nueva Zelanda. Nadar con las bellenas en migración. Ver los pumas blancos que se confunden con el paisaje en Canadá. Recorrer América en una Harley. La ruta 66. Robar un casino con George Clooney en las Vegas, y luego casarme con él vestidos de Elvis Presley. Hacer una pintada en las mansiones de las pijas de Hollywood. Ir en patines por California. Buscar trabajo en L.A. en la nueva peli de Tim Burton, dejar a George, y fugarme con Johnny Depp. Emborracharnos en Mexico a tequila. Bañarme desnuda en los lagos de Venezuela. Aprender a bailar en Cuba. Ir a los carnavales de Brasil. Que se me pegue el acento en Argentina "sos un boludo". Bucear en esas playas. Buscarme una cabaña en Costa Rica. Subirme a lomos de la Esfinge y quitarme el sudor en el Nilo. Aprender a bailar la danza del vientre. Comprarme vestidos de colores en Marruecos. Buscar los ojos más negros. Enrrolarme a una ONG y luchar contra el hambre en el Congo. Llevar la risa. Vivir con una manada de leones en Kenia, y dejar seducirme por sus amaneceres. Ir a Jerusalén. Buscar en el encanto en Vietnam vestida de hippie.
Acabar surcando el Atlántico en un barco, con la única meta de alcanzar el horizonte...

...buscando la Atlántida.


Cause anywhere it´s ok to me, to get lost. Wanderer.


Ever.
No way?
Where?
Anywhere.



Anyway.

domingo, 28 de marzo de 2010

ELECTRIC POISON

Empujones.

Ella se vio arrastrada por sus amigas al centro de la pista. Ella, a su pesar acabó sonriendo, perdió la copa, y el control también. También. Decidió que no le dolían los pies. A unas almas de allí, él se ataba la corbata a la cabeza, sin sospechar que dentro de unas horas esa corbata acabaría en...

Empujones.

Entonces la discoteca se volvió a oscuras. Solo luces de colores confirmaban la noche. Ambos se agarraron a sus amigos. Intentaban resistirse al desenfreno por esa canción que estaba empezando. Mil almas jóvenes frenéticas. Ella empezaba a notar como esa canción le daba la vuelta a su estómago, como el veneno se desataba de forma corrosiva, tocando cada fibra nerviosa de su cuerpo, porqueno todos los venenos no son malos. Se quito las últimas horquillas que luchaban por sujetar su enmarañado moño. Mil pies saltando a la vez. Él y sus amigos gritaron enfebrecidos. Él ya tenía el veneno marcado en su cuerpo, apretaba los músculos de sus brazos y las venas se marcaban negras. Ella reía histérica. Él se carcajeaba.

Pusieron esa luz intermitente de color blanco que hace que veas a la gente a cámara lenta. Eso la enervó. En el buen sentido. Eso le encantó. Se vieron, no se miraron. Acabaron chocando. Empujones. Ella cerró los ojos. Abrió la boca en un gesto de tralará. Sentía su cuerpo moverse al ritmo de la excitante canción, solo, sin control.

Él comenzaba a sudar... El veneno ya se había apoderado de ellos.

Música. Sudor. Luces. Él.Ropa. Piel. Poison. Baile. Empujones. Tú. Pisar. Abrazar. Reír. Yo. Todos. Noche. Un solo techo. Ella. Humo...

Ella abrió los ojos. Le tenía enfrente. Le sonrió ampliamente a ese forajido de pelo ondulado. Él la miró. La dedicó una mueca interasada a esa ladrona de pelo enmarañado. Se pegó lentamente a ella. Se acercaba el estribillo. Pierna con pierna. Su mano en su cintura, enredada en los volantes, a 2cm de su espalda desnuda. Su otra mano buscó las de ella, ya enredadas en su cuello.

Don´t Stop The Music.

Cada curva del cuerpo de ella encajaba a la perfección en cada esquina del de él.

Cuando sus pieles se tocaron sus venenos se reconocieron. ELECTRICIDAD. Las chispas saltaron por doquier. Nadie lo vio. Solo ellos lo sintieron. Ahora el flujo de su cuerpo iba al compás.

Anclados. Pegados. Bailados. Uno. Él la oía reírse. Ella le oía cantar. El estribillo les desató toda la furia que tenían dentro. Él buscó su espalda, también sudada. Eso le gustó. La recorrió con sus dedos sintiendo como cada vertebra vibraba con cada meneo de su cadera, como dejaba un rastro de chispas tras de sí. Ella acercó su nariz a su cuello, olía bien a pesar de estar sudado. Quería oler su piel. Él quería oír sus labios. Ella quería sentir sus ojos. Él degustar sus oídos. Ella ver su aroma. Él no saber su nombre. No se acordaba de como se hablaba. Ella no decírselo. No lo recordaba.

Ella se despegó de repente. Le bailó apasionadamente. Corriente alterna. Corriente discontinua. Él ya no pudo hacerlo, quedó "pegado", como cuando agarras un cable de alta tensión, no puedes soltarlo hasta que alguien corte la corriente... o mueras. Esos tacones negros parecían continuación de sus largas piernas. El vestido parecía su piel, que volaba a su alrededor con un halo perverso. Su melena larga parecía flotar alrededor de su cara, de vez en cuando oculta tras ella. Ahora bailaba con los ojos abiertos, fijos en él. Para él. Sabía de su poder. Él se dejaba apoderar. Ahora él la sonrió sin respuesta. Se quitó la chaqueta. Con una sonrisa perversa. La camisa blanca medio abierta se pegaba con ira a cada badén de su torso. Eso la gustó. Él la bailó con sutileza, lentamente. A su alrededor, sin tocarla, pero lo suficientemente cerca como para que ella lo deseara. Como cuando acercas dos imanes y sientes esa fuerza que les hace atraerse pero tu los detienes. Esa misma sensación. Hipnosis. Ella pensó en la madre de él, Miguelangela, y la dio las gracias por esa pedazo escultura con vida que ahora la bailaba. Él no sabía de su poder. Ella sí. Ella se dejó apoderar. Esta vez se sonrieron a la vez.

El estribillo volvió a sonar. Él la abrazó. Ella le besó el cuello. Ella se despegó. Él la habló. No se sabe el qué. El veneno en vena amenazaba con desbordarse. La electricidad de sus cuerpos amenazaba por saltar. Pero pudo degustar su voz. No podían despegarse. Bailados. No tenían que esforzarse por bailar bien, bailaban juntos. Ella se percató que tenía los ojos más negros que había visto en su vida. Él se fijó que esa noche no podría averiguar de que color tenía esos ojos rasgados. Su mano en sus labios. Su oído en su cuello. Sus ojos en olfato. Su nariz en su garganta. Sus labios en su mirada. La canción llegaba la final. Quedaba un estribillo. Él tenía el corazón a mil hora. Ella no lo notaba porque el suyo iba exactamente al mismo ritmo. La luz parpadeante volvió. Pudo verla a cámara lenta. Sintió la barba de dos días de él recorriendo su mentón buscando algo. Le esperó posada en sus músculos. Él lo encontró. Ella sintió volar. Como si se acabase el mundo. Como si les esperase fuera y fuese todo suyo.

Música. Gente. Luces. Humo. Electricidad. Poder. Piel. Sentidos. Mirar. Correr. Veneno. Horquillas. Sudor. Empujones. Campos gravitatorios, opuestos. Chispas.



"I wanna love you but I better not touch (don’t touch)
I wanna hold you, but my senses tell me to stop
I wanna kiss you but I want it too much (too much)
I wanna taste you but your lips are venomous poison
You’re poison, running through my veins
Poison"
By: Alice Cooper.

lunes, 22 de marzo de 2010

A través de una mirada de cristal

Quiero una cámara Reflex. Quiero ver el mundo con mis ojos y pararlo mirando simplemente por una mirilla. Quiero poder captar en un instante lo que mi mirada capta un segundo, mi mente recuerda y mi corazón calla. Porque a veces las palabras no dicen nada... no me dicen nada. Podría intentarlo.

...puedo intentar explicarte lo que me relaja caminar descalza por la arena




...la agradable sensación de sacar el brazo por la ventanilla cuando conduzco



...lo mucho que me duele el dolor de la Tierra



... la sensación que recorre mi cuerpo, y mi mente, cuando me moja la lluvia



... la alegría que me invade por las mañanas cuando me despierta el Sol



...el inexplicable sentimiento de amanecer junto a alguien



...la impotencia que me crea la pobreza en el mundo



... incluso intentar explicarte quién soy yo


... por qué la ballena es mi animal favorito



...lo mucho que me fascina el mar, y las ganas que tengo de no separarme nunca más de él


...como me hipnotiza esta foto. Sin más.




...lo importante que es la amistad, y la risa, en esta vida


...lo que lloro con Amèlie

...lo feliz que me hace imitar a los grandes de la pintura. Lo feliz que me hace dibujar. Lo feliz que me hizo acabar este dibujo, al fin.



...lo mucho que me gustan las cerezas


...pero quizás no pueda explicártelo. Ni siquiera quiero. Tan solo hacer que lo veas.
A través de mi cámara de cristal.


P.D: ...algún día serás mía reflex. Que lo sepas.

viernes, 19 de marzo de 2010

Los limones nuestros de cada día...

¿Abre fácil? ¡Los cojones! Media hora por las mañanas para abrir el maldito brick de zumo. Siempre acabo relamiéndome los dedos. Porque la muerte de Mufasa aún no la he superado, la de la madre de Bambi la llevo mejor. Cuando me empano exprimiendo un limón, y luego pongo el careto correspondiente antes la dulzura con la que me quema el paladar. Ponerme a desenredar los auriculares cuando entro al metro y acabar de hacerlo cuando he llegado a mi parada... maldita sea... ¿Qué pasa? ¿Quién entra a mi cuarto por las noches a enredarlos? Porque ya no tiene gracias comprar Cheetos, no vienen tazos. Escuchar como las señoras se meten como mis coetáneos y sonreirías afablemente.

-Buenos días señoras.

Decirle a la abuela que la maceta de marihuana es para un trabajo de botánica. Corregirla con cariño cuando me dice que si quiero otra docena de "almondigas" y "crocretas". Sacar de quicio a mis amigos cuando evito romper los papeles de regalo para luego quedármelos. Levantarme en primaria a sacar por mil vez punta al lápiz para hablar con Patri. Perder todas las gomas antes de poder acabar ninguna. Aguantar ir al baño los jueves viendo Águila Roja, ya no hay anuncios, mi vejiga no está muy de acuerdo. El típico golpe en el dedo meñique del pie cuando vienes de fiesta y te quitas los tacones.

- ¡¡Joder que daño!!
- ¿Sara? ¿Eres tú? ¿Ya has llegado?
- ¿Mamá? ¿Eres tú? ¡Pues claro que soy yo, yo sin meñique del pie! ¿Cuando vas a quitar este maldito baúl del pasillo?

Porque nunca me pillan cuando me cuelo en el metro. Yo tampoco he visto ninguna paloma pequeña ¿Nacen ya grandes o qué? Cuando digo perdona en la pista de baile, no es porque lo sienta, es porque me estás molestando... "¿zorra?". Que bruta. Por ese amigo de clase que el día del examen pregunta:

-¿Hoy qué día es?

A mí también me da miedo lo de "tenemos que hablar". Las moscas saben algo, algo importante con ese fregoteo de manos. Tropezarte cuando bajas del bus delante de las escaleras de la uni, levantarte como si nada. Te han visto Sara, admítelo, ese chico no se acerca más a sus apuntes para leerlos mejor, es lo único que se le ocurre para que no le veas reírse. Aun me acuerdo el que me vendía las chuches a la salida de clase, pero no el que vendía la marihuana a los mayores...

Sí, yo también he gritado "¡¡toma!!" cuando toca ese temazo. Saludar a alguien a lo lejos, ver que no es quien creías, y peinarte de paso. O hablar con alguien intentando recordar de que le conoces. Esa sensacioón de que vas a morir cuando te balanceas demasiado en la silla.

Sí, sí...a mí también me dijo que le había salido fatal el examen y la muy puta saca un 10. Yo también disimulo con el móvil cuando pasa alguien que no me apetece. Joder, que pedo voy, y tengo clase en breves. A mí también me da miedo mis fotos de cuando llevaba chuletón. Poner la mano demasiado en el bocata para que alguien no te pegue un bocado. Vivir con miedo a que me grabe Callejeros y lo vea mi madre. A mí también me pica la nariz cuando llevo las manos ocupadas. Ponga donde me ponga en la discoteca se convierte en un puto pasillo. El chasqueo de mi lengua cuando justo cruzo ese cruce y pasa el F, 10 minutos de espera con suerte. Yo aun sigo jugando a pisar solo las líneas blancas de los pasos de cebras, y a imitar a los Beatles en Abbey Road.

Yo también juego a cazar los grumos de colacao, y pasar vergüenza cuando te tragas uno que por dentro aun era todo polvo, tos. Arriesgas tu vida cogiéndome las patatas fritas del plato. Yo también acelero cuando el semáforo está en ambar. Aun sigo aceptando de forma clandestina dinero de mis abuelos. Cuando estoy triste escucho música aun más triste. A menudo pienso en ese agujero negro donde se debe encontrar mi camisa de cuadros, mi clipper, mi primer móvil, millones de bolis bic, apuntes...

La gilipollez de cuando estás con un amigo en su tuenti, meterte en el tuyo a ver como es desde fuera. Sigo sin entender el facebook. El uso indiscriminado de "jajajaja" en el msn. ¿Los de Cuenca hacia donde mirarán? Yo también me ponía el babi en forma de capa, y me remangaba la falda del uniforme con mis amigas. Que la Duquesa de Alba tenga novio. La tensión sexual en la creencia masculina de la amistad entre el hombre y la mujer, que es posible inútiles. La desconfianza de unos ojos azules, el misterio de unos negros, la paz de unos verdes. Abrir el paraguas en la Cabalgata de Reyes para coger todos los caramelos. La señora obsesa de la barrita de hierro que separa su compra de la mía:

-No se preocupes señora. Yo donuts, tampones y cerveza. Usted Lechuga Florett, Indasec y zumo. No hay confusión.

Que Google y Hacendado dominarán el mundo. Derrochas tanto glamour que sudas purpurina. Yo también dije:

- Mañana me levanto y estudio.
Mierda. Las dos...


Estar esperando un sms importante, y el que te llega primero es de movistar. La entropía que se ha mudado a vivir conmigo en mi cuarto. El inevitable puñetazo en la mesa cuando te salen los 72 minutos de megavideo. El pacto con el diablo que ha hecho Demi Moore. La risa de anuncio de los peces de Mixta. Lo del corte de digestión es un invento de los padres.

He muerto 1345 veces, he roto 521 veces con mi novio, he tenido 765 veces el peor día de mi vida... y todo ello por no enviar un evento cadena de tuenti. No os preocupéis el examen es fácil, los cojones. Adicta a los botones del mando de la tele, ya no hay números en las teclas.

- Sí, sii, vaaale, ok, venga, lo sé, ok, vale, sí, que siiii, ala... Adiós mamá.
Portazo.

Para que la resaca sea considerada enfermedad laboral. Porque la marihuana no puede ser mala, como decía Bob Marley... ¡¡si sale de la madre naturaleza!!

Abofetearía con un trozo de panceta a las lerdas del anuncio de Special K.

Cuando mi madre se sienta por las mañanas y dice que es la primera vez que se sienta en toda la mañana. Yo también he pegado chicles debajo de un banco. Los bufidos del autobusero porque a pesar de ser la primera en entrar al bus, soy la última en picar. Ser incapaz de pintarme las uñas bien de una sola vez. Buscar el boli y tenerlo en el pelo sujetándome un moño.

Llevar los calcetines desapareados a posta.

Intentar acordarme de cómo se tocaba la armónica. No mirarme al espejo si puedo evitarlo. Hacer fotos grandes de cosas pequeñas, y luego disfrutarlas. Empezar el periódico siempre por detrás. No poder con el café y tener que recurrir en él en exámenes. Decir tonterías, pensar coherencias. Mirar fijamente a la gente, que no ver. Conducir mientras me divierto adivinando los autores de las canciones que salen en la radio. A medios embrague. Abstraerme con las pinzas de depilar buscando pelillos cobardes en mis piernas. Que tu amigo te reconozca cuando hablas por teléfono con él, que está en el baño.Perderme por los pasillos del Caprabo buscando esa marca de sopa, y cuando nadie nos ve, que me empujes subida al carro. Confundirme siempre con el agua caliente y la fría de la ducha. No enterarme cuando me sonríen. Olvidarme en el transcurso de las escaleras de la biblio que llevo un Lodish y hacer pitar ya por segunda vez los cacharros esos, y que luego el tío ese me diga que es intento de robo.


...y sentarme en la terraza con el portátil en las piernas, escuchando Bob Dylan, y pensar en todo esto, lo tontería que es, y lo divertido que me parece.

Funny, funny.



lunes, 15 de marzo de 2010

Poema #2




"De todas las últimas miradas que hemos ido dejando por la vida sin saber que lo eran...

¿cómo será la última, la mirada final?

¿Se quedará pegada a la piel de los ojos?
¿Cuando se seque será raíz del llanto?
¿En que región oscura volverá a ser primera?
¿Tendrá fuego en su voz si la reconocemos, o será como agua si nos llega a traición?
¿Se hundirá el peso de su polvo en el aire de la nueva mañana
que nosotros ya ciegos no veremos?

Mirar es responder a preguntas vacías en la primera noche sin respuestas."

Hilario Barrero.

miércoles, 10 de marzo de 2010

PRECIOUS


Cuenta la leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.
Ante este dilema y después de profunda meditación, sonriendo, hizo esto:

Tomó la redondez de la luna, las suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de las hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de las flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del rayo del sol y las gotas del llanto de las nubes, la inconstancia del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real, la suavidad de la pluma del cisne y la dureza del diamante, la dulzura de la paloma y la crueldad del tigre, el ardor del fuego y la frialdad de la nieve.

Y con infinita ternura, mezcló tan desiguales ingredientes, formó a la mujer y se la presentó al hombre.
Después de una semana vino el hombre y le dijo:

-"Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, se divierte en hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella"

-Bien... contestó Dios. Y tomó a la mujer, alejándola del hombre.

Pasó otra semana, volvió el hombre y le dijo:

-"Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura, ella me escuchaba, ella cantaba y jugaba a mi lado, me hacía compañía, me miraba con ternura y su mirada era una caricia, es sensible, reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al tacto, devuélvemela, porque no puedo vivir sin ella."

Para tí. Para mí. Para todas las mujeres PRECIOUS.
Para todos los hombres que no pueden vivir sin ellas. Sin nosotras. Con nosotras.

jueves, 4 de marzo de 2010

The Butterfly Circus

¿Tienes 20 minutos de tu tiempo?

Podría decir tantas cosas...

Verlo. Sin más. Llorar. Increíble.
Hacía tiempo que no me emocionaba tanto...

"No seas tan obtuso para no ver la belleza que puede surgir de la cenizas"

Solo se que quiero ser como el Sr. Méndez. A partir de ahora. Y para siempre.

"ERES MAGNÍFICO"

...y algún día echar a volar mi mariposa.

martes, 2 de marzo de 2010

Sonríe siempre, nunca sabes quién a poder necesitar tu sonrisa...



¿De dónde sacará fuerzas el Sol para madrugar todas las mañanas?
Se ha producido un error en este gadget.