Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".

Y a solas, cada cuerpo compone su réquiem.Un llanto por la mitad perdida. Una lágrima por cada gota de sudor compartida. Una SONRISA por cada risa que inundó la partida.

El acto desesperado de amar lo que no tenemos. El acto desesperado de amar.
Amar desesperados ese acto.
Y desesperados sucumbir al amar.

(Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".)

jueves, 28 de enero de 2010

Vivimos inertes por soñar que vivimos.


¿En que instante?

¿Cuándo el soñar se convierte en utopía? ¿Cuándo los sueños dejan de fluir aportándonos armonía?

A veces pienso que la dimensión humana solo es entendible desde su irremediable surrealismo, a veces cercano a la absurdez y, a veces, tornado en ella.


¿Cuántas acciones son consecuencia del instinto autodestructivo?Camuflado en esperanza por el carácter iluso ese irremediable... ¿por qué si se qué no debería, sigo? Yo se que no debo hacerlo, o que debo, que tengo que hacerlo o que no, y... ¿Por qué soy ilusa? Porque se que se puede vivir así. Se puede vivir soñando. Lo se. Lo hago. Y pensarás que es infantil, pero bueno, otros viven de otras formas, yo escogí la mía.


Porque la ilusión, perenne en quien no asume su derrota y se aferra al grito callado de su voz que afirma: “aun sigues vivo, aun es tu vida”, crea una imagen en el espejo que es la conciencia de uno mismo, siéndole esta existencia ajena.

Imagen que es mero engaño, pero la cual sólo se percibe así al condensarse la vivencia en frustración.


Y me fuerzan a definir la realidad con multitud de ellas, prohibiéndome su trasgresión. Pero yo necesito el contraste y la capacidad de mutar mi propia percepción. Yo se que sólo así alcanzo el descanso de la huida, la profunda respiración. Yo llevo puesto mi sombrero, que me protege de la luz maligna, de lo negativo, y llevo unas gafas, que pegadas a mí, hacen que me de cuenta de que la vida es como yo quiero que sea.

Y la frase "que dura es la vida" · así es la vida" algún negativo se la tuvo que inventar.

Inconformismo. Eso es lo que corre por mis venas.


¿Y por qué huir?

No hay mayor libertad que el hecho de renuncia al deber no satisfactorio, asfixiante… La claridad resulta ser luz de foco, externa, impuesta desde fuera y siempre asumida., siempre aceptada por el rechazo a alternativas que no han sido tan siquiera buscadas.

Sólo al escapar, al actuar ante la pregunta “¿qué quiero hacer con mi vida?” puede encontrarse la verdadera felicidad individual. Pero la decisión, al ser propia, debería conllevar un fin cuyo alcance dependiera exclusivamente de uno mismo, no de una mano ajena que juzgue según su parecer y cuyo veredicto permita o no el acceso al interior del espejo y a la vivencia del sueño en él establecido.


Vivimos inertes por soñar que vivimos.


Sólo se vive verdaderamente cuando la vivencia es aquella que se halla dentro del propio espejo.


Vive. Conmigo. Yo te ensañaré.

miércoles, 27 de enero de 2010

Mírame


No olvides que hay besos que no se da con los labios, sino con la mirada...
y por desgracia, o por suerte, no te das cuenta.

lunes, 25 de enero de 2010

Una vez me dijeron que era una burra escribiendo,no hize caso.Me lo volvieron a decir, presté atención.A la tercera,me compré una montura.






Y aquí estoy. Se me olvidó saludar. Supongo que antes o después me iba a dejar caer por estos aires de poetas online.

¿Por qué? Pues no lo sé, la verdad. Aput me lo dijo. Le comenté un día una de mis mil absurdas conclusiones mentales que tengo al día. Era sobre la hora de la ducha. Ya ves tú… Pero le gustó. Me dijo que me hiciese un blog. Me gustó que le gustase. Le hice caso.

Supongo que es porque escribo. En papel, en los bordes de los libros, con las llaves en el ascensor mientras subo en él, en los bancos, en las trasparencias donde se supone que debería anotar números, en el aire, en la sopa con grumos, en vuestros brazos cuando me pedís que os haga cosquillas… supongo que sí, que solo me faltaba esto.

Estoy convencida de que hacer mucho algo no es sinónimo de saber hacerlo bien, como claramente es mi caso, pero eso no importa ¿escribo bien? No lo creo. ¿Acaso importa? Dímelo . Esto puede ser una excusa más de las tropecientas que busco al día para no sentarme a estudiar, y se que va a ser mi perdición. Pero también puede no serlo, en ese caso también será mi perdición.

Escribir es una perdición.

Cuando escribo me pasa eso, me pierdo. Por mi mente. Por mi corazón. Mi mano hace el resto. Y acaso, ¿se puede decir si una mente piensa bien?, ¿si un corazón siente bien? ¿si una mano se mueve bien? Supongo que sí. Por eso a unos les dan el Nobel, y a otros no. Pero me da igual. No escribo bien. Pero pienso tantas cosas al día, seguramente como tú; atraviesan tantas cosas mi corazón a lo largo del día, firmaría que por el tuyo también y mi mano… lo hace lo mejor que sabe.

No quiero escribir bien, no quiero conjugar bien, no quiero poner acentos en todo, no quiero ser original, no quiero impresionar, solo quiero escribir. Quiero que todos mis primeros párrafos sean el último disfrazado. Que mis palabras sean depredadoras de vuestros corazones, mis presas. Que no leáis, que oigáis la música de que las palabras hacen. Que cuando vosotros escribáis lo hagáis de corazón, pues la correcciones que se hacen durante el proceso de creación a veces son excusas para no seguir disfrazadas de ganas de impresionar...

Una vez me dijeron que era una burra escribiendo, no hize caso. Otra vez me lo volvieron a decir, presté atención. A la tercera, me compré una montura.

Solo quiero dejar fluir mis pensamientos, como cuando le cuentas a un amigo un secreto que llevas mucho tiempo ocultando, te sientes liberado, el espíritu te pesa un poco menos. Eso es lo que yo quiero. Que mi espíritu pese un poco menos de mis pensamientos…

Quiero dejar hueco en él, para poder llenarlo de de los vuestros, y que pesen, que pesen mucho.

domingo, 24 de enero de 2010

I get ready for the day, I get ready to see you again


1:00 am I´m still awake

1:01 am You´re in my head

1:02 am I think of your eyes

1:03 am I smile

1:04 am I try to sleep again

1:20 am You´re still in my head

1:30 am Get out of my head please!!

1:40 am I still can´t sleep

2.00 am I think in your lips

3:00 am I´m tired

4:00 am You you you

5:00 am You´re still in my head

6:00 am but I think I´m not in your head

7:00 am I finally fall asleep

8:00 am I get ready for the day

8:30 am I get ready to see you again

sábado, 23 de enero de 2010

Carta a una hermana el día de su cumpleaños

Hoy es 23 de Enero. Hoy es tu cumple.Hoy me he dado cuenta de que eres preciosa, preciosa con tus 13 primaveras.

23 de Enero. Hoy es tu cumple.

Son las 10 de la mañana, me he puesto el despertador (viniendo de mí ya sabes que eso es una muestra de amor muy grande). Tenía el móvil debajo del edredón, para no despertarte.
Me he puesto el pijama, se que odias que duerma desnuda. Vaya hermana hippie que te ha tocado, ¿eh?

He puesto rumbo a tu cuarto. tu persiana me ha guiado. Otra cosa que nos diferencia. A mí me gusta dormir a oscuras, a tí con la persiana entreabierta.

Dormías de lado, como siempre, con la cara vuelta hacia la puerta. He trepado al armario de enfrente a tu cama y me he puesto hacer pompas con un chicle de sandía. Te he estado mirando.

Has crecido mucho. No recuerdo cuando naciste, yo solo tenía 6 años, aunque bueno, ya sabes que eso no es determinante, también se que te desespera lo muy despistada que soy.
Pero tu cara no ha cambiado nada, es como si tu cuerpo se hubiese separado de tu cara, de tus mejillas, de tus ojos. Tu cuerpo avanza, estás justo en la línea. Cuando empezamos hacernos mujeres. Dios mío, estás a punto de ser adolescente... no se si alegrarme. No se si asustarme.

Eres alta, conservas esos enormes ojos negros rodeados de largas y frondosas pestañas. Tus ojos. Eso no ha cambiado nada. Así como tus mofletes, que sabes que los adoro, me encanta cubrirlos de besos, por mucho que te enfades conmigo y me digas que ya no eres "mi cuchi", pero sabes que jamás voy a dejarte de llamarte así, porque se que te molesta, porque se que en el fondo sonríes.

Me gusta que seamos tan diferentes. Tu eres la responsable, yo la díscola; tienes el pelo liso liso, yo rizado; tu tienes los ojos negros, yo los tengo más claros; tienes la cara redondita, yo afilada; vas a tener curvas, yo... cual saltamontes; tu tienes largas las pestañas, yo las piernas; a tí te gusta el canto del loco, a mí no; eres hogareña, a mi me encanta estar fuera haciendo cosas; eres sensible, no lo ocultas, yo también lo soy, lo oculto; NO DUDAS EN LLORAR POR TODO, NO PUEDO EVITAR LLORAR POR NADA...

Pero hay algo que siempre nos hará hermanas, y eso es la sonrisa, eres una persona que tiene el don de levantarme, sabes que a veces soy más niña que tú, pero cuendo eso se me olvida, estás cerca. Y me encanta ponerte caras para que te rías. Y no dudo en hacer el bobo por la calle para verte sonriendo aunque pases vergüenza.
No dudo. Contigo, no hay dudas, todo es claro y luz. Te quiero.

-Me molestas cuando por las mañanas me subes la persiana de golpe ¡con el ruido que hace! y te tiras encima a decirme que me vaya a la uni a estudiar pronto...
-Me llena por dentro que estés orgullosa de mí, que te pongas detrás mio mientras dibujo, sonríes, me das un beso en la mejilla, tacto de melocotón, y te vas diciendo: "en el cole todos mis amigos saben que eres una artista, que pintas, que escribes... y también les digo que eres rockera!!"
-Me hace gracia oírte desde mi cuarto recitar las capitales del mundo, no sabes decir Uzbekistán
-Me desesperas cuando vienes a mi cuarto a decirme que guarde mi sombrero de tu cuarto ¡pareces mamá!
-Me estresas cuando me dices que estudie ¡pareces mamá otra vez¡ y me vuelvo a reír cuando te vas...
-Me cuidas más tu a mí que yo a tí...
-Me enorgullece que seas valiente, buena amiga, buena persona con solo 13 años...
-Te quiero cuando me dices que tu a mi no me quieres nada...
-Corro cuando vienes por el pasillo gritando soy el "monstruo de los besitos".
-Gritó cuando vienes a mi cuarto a pegarme, ¡no voy a dejarte nada nunca más!
-Disfruto dándote un codazo cuando estás a punto de meterte una cucharada de sopa a la boca...
-Me río cuando me dices que duerma vestida...
-Resoplo exasperada cuando me dices "¡Sara baja esa música, no puedo estudiar!"...
-Me río cuando te tropiezas, ¡se te enredan los pies solos!
-Me encanta ponerte roja delante de tus amigos, haciendo de hermana mayor sobona.

Me enfado cuando alguien te hace daño.
Sufro cuando voy a tu cuarto y me cuentas algo malo que te ha pasado.
Lloro cuando lloras. No quiero que llores, quiero que rías, que me muestres esos pequeños dientes (¡hoy no te los has lavado después de comer!) y que seas feliz. Siempre.

Soy tu hermana, tu hermana mayor, aunque no lo parezca, y te quiero, te amo. Te quiero cuando bailas, cuando me pegas, cuando te tropiezas, cuando me comes a besos por la mañana. Te quiero y me tranquilizas el alma cuando llego a casa y te oigo en tu cuarto. Me calma tenerte al otro lado de la pared.

... y todo esto para decirte: te q... Bueno no, en cuanto publique esto voy a ir a tu cuarto, que ya te oigo poniendo música por encima de la mía, y voy a darte un beso, piel de melocotón.


viernes, 22 de enero de 2010

Reflexión en la ducha sobre la hora de la ducha



Llego tarde a casa. Abro las 3 cerraduras. Me equivoco en la segunda. La casa está oscura. No hay nadie, Lo agradezco. Sonrío.

No enciendo las luces. Dejo a tientas las llaves con su suave tintineo encima de la mesa más cercana. Dejo la mochila en el suelo. Me quito mi sombrero y lo lanzó al sofá, perfectamente delineado por las luces de la calle.

De repente soy consciente del cansancio. De repente soy consciente de mi cuerpo, de mí. Estoy ahí, conmigo. Me llamo. Voy caminando despacio por mi largo pasillo y tras de mí voy dejando un rastro. La chupa, las converse, los vaqueros, la chaqueta, la camiseta se me resiste… la tiró lejos. Llego al umbral de mi cuarto de baño. Y me desvisto ya lo último. En el umbral. Y me quito el sujetador con ganas, lo odio. Libertad. En el umbral.



Solo me guío con la luz de la calle. ¿Es naranja? Voy deslizando mis manos por el frío mármol. Poso mi pie izquierdo en la bañera, uf…está fría. Abro el agua caliente y la dejo correr mientras poco a poco me doy cuenta de lo mucho que me gusta la hora de la ducha. El baño empieza a caldearse, el agua chispotorrea con furia. Respiro. El pecho se me engrandece.



Voy. Un escalofrío ataca mi cuerpo, como si llevara mucho tiempo en tensión y ese chorro de agua caliente desatara todos los nudos de mis músculos. Cierro los ojos. Entreabro los labios. Siento mi pelo mojado por toda la espalda. Lo quiero más largo aún. Me pesa. Siento cada fibra de mi piel mojada, relajada. Caótica.

Y mi mente en blanco. No pienso en nada. No pienso en ti. No pienso en él. No pienso en nosotros. No pienso en vosotros. Ni en ellos. No pienso. Solo siento. Me siento. Mi cuerpo grita dando las gracias. El agua destrepa por mi pelo enredado, esquía por la espalda. Se entretiene en mis piernas. Muere. Al mar. Y parte de mí con ella.

Hoy no quiero jabón, hoy no quiero champú, hoy no quiero. Hoy solo siento. Abro los ojos. Y veo borroso. Las gotas de agua parecen bailar con las luces que se cuelan curiosas hasta mi bañera. Y me quedo ahí. No miro. Me fijo. Siento mi pelo, mis manos rugosas, mis pies aguantando, mis piernas rebosantes, mis hombros renovados, mi cabeza en blanco. Agua.



Y sentada frente a la ventana, envuelta en una toalla de color morado y con una taza de colacao dejo que las luces naranjas me miren. Se fijan.Voy a quedarme aquí. Sentada, recostada en mi toalla. Mirando las luces. Sintiendo.
Mientras el agua de mi pelo se escapa por mi espalda…


__"La soledad es buen sitio para encontrarse, pero un mal sitio para quedarse"__

Se ha producido un error en este gadget.