Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".

Y a solas, cada cuerpo compone su réquiem.Un llanto por la mitad perdida. Una lágrima por cada gota de sudor compartida. Una SONRISA por cada risa que inundó la partida.

El acto desesperado de amar lo que no tenemos. El acto desesperado de amar.
Amar desesperados ese acto.
Y desesperados sucumbir al amar.

(Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

El calor de la montaña.

Calor. Esa sensación de verte esperando, esperándome. Mientras fumabas un piti.
Sentí calor cuando nada más vernos no me besaste, te quedaste mirándome sin decir nada y me abrazaras con fuerza.
Mientras dejaba que tu olor me recordase lo mucho que te echaba de menos.
Cuando me besaste despacio, casi con cuidado, como si me fuese a romper, mientras sentía tu aliento haciéndome cosquillas en la nariz.
Cuando hasta que no pasó un rato, mi estómago no logró calmarse.
Cuando al viajar en la moto abrazada a ti, me lloraran los ojos del frío, ¿del frío? Del calor. De la montaña, de ti.
Mientra hibernábamos en nuestra madriguera de lobos.
Mientras teníamos cachorros.
Cuando veíamos ese cielo sin ninguna estrella y hablábamos sin parar de nuestras cosas.
Cuando reías a carcajadas por mi torpeza. Cuando reías.
Cuando me quedaba mirándote embelesada como tratabas de sorprenderme con tus dotes culinarias.
Cuando después, después, suspirabas con una sonrisa sin decir nada.
Cuando dormitaba en tu clavícula mientras tarareabas alguna absurda canción de anuncio.

Cuando me LO dices.

Cuando me doy cuenta de que siempre has sabido mis sentimientos mejor que yo misma, porque eres un chulo encantador.
Pero sobre todo, cuando me dijiste que mi primer te quiero no te lo dije con los labios, te lo dije con la mirada.

Y es así, dices que conmigo ves la vida más alegre, pero es contigo con la clase de personas con las que aprendo que querer no es cuando encontramos a la persona perfecta para cada cual, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a alguien imperfecto.

Podremos pasar mucho tiempo separados, podré no decirte ESO muy a menudo, podré serte infiel pero nunca desleal.
Y lo se.
Y se que te quiero porque contigo el más difícil de los besos no es el primero, sino el último.



P.D: Y como toda carta estúpida de amor, escribo empezando sin saber lo que voy a decir, y termino sin saber lo que he dicho.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sureña

Lo he logrado. He logrado saber porque no escribo nada coherente desde hace unos meses. Es el FRÍO, el frío es lo que me trastorna.
Bueno, más que el frío, la ausencia de Sol.

Ver como busco como un reptil cada rayo de Sol que las vacilantes nubes me regalan.
Como mis ojos se tornan de ese gracioso verde, gracias al Sol en mi iris, a un oscuro que compite con el de mis rizos.
A como dejo de lado mis camisetas que enseñan más de lo que deberían pero justo lo que me gusta. Como mis vaqueritos rotos ya no presentan unas joviales y doradas piernas, sino alguna malla "antifa".
Como mis vestidos de tela fina has dejado de ser un mero instrumento para evitar el escándalo público ante lo bien que me sienta mi propia piel, para pasar a ser una capa más de la cebolla en la que mes estoy convirtiendo.
Como antes al levantar la persiana veía al Sol diciéndome:
-¡Buenos días princesa! Venga, esos cripies, que llegas tarde.
A como ahora, al levantar la persiana, me arrepiento de ello.
Soy sureña está claro. No estaba preparada. Me trastorna. Voy a echar de menos tonterías como:
las tardes de lectura en tu terraza,

estar desnuda a la menor ocasión y a la menor excusa,
esas mañanas en las que solo me despertaba para volver a dormir con el Sol por sábana y la hamaca por cama,

Hasta voy a echar de menos (y el vecino también) ver colgada mi ropa de verano.
El mítico:
- "Mamá pero ¿Tu has visto que día hace para quedarme en casa?"

Pero sobre todo esa estúpida bola de fuego encima de mi cabeza. El calor, summertime... Porque ahora llegas tu, infame Reina del Frío. Pero al final, aunque empezamos con mal pie todos los años, acabamos por llegar a una simbiosis. Yo reconozco que me gusta el wintertime (pero no tanto como...) y tu me regalas de vez en cuando visiones como ésta.
Simbiosis.

Hasta dentro de unos meses Lorenzo, mi sangre sigue caliente. Siempre.








domingo, 28 de noviembre de 2010

ÑA


La amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido.

lunes, 1 de noviembre de 2010

RETO

En la atracción siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón, por tanto, tengo razones de sobra para opinar que esta atracción me ha vuelto loca. Y aun así, siempre me lo dices, y tienes razón, es una locura las cosas que me pasan, y todo por esta maldita atracción a esta maldita locura. Y con razón. Aunque no se qué razón puede haber en esta locura.

sábado, 16 de octubre de 2010

Cantos de sirena

Es curioso como puedes hacer el imbécil.

Cómo crees ver la vida subida al faro más alto, y de repente, eres tu quien está perdida de noche en la mar, buscando ese faro. Y todo por nada. Por divertirme, porque creerme inmortal.

Me he dedicado a sentarme en el trono de mi faro, a regodearme de lo bonitas que son mis escamas al Sol. A que llegue la noche y ponerme a cantar. A ver pasar flotas de barcos por mis costas y hacerles besar la arena de mis orillas. Me he dedicado a bucear a mis anchas, a bucear por los camarotes de marineros lindos, a enredar mi cola de color violeta en el timón del barco del juego de vivir. Y amanece, mi cuerpo cruza como un pestañeo el agua. Vuelvo a mi trono y desde allí observo el CAOS.

Ese que tanto me gusta. Ese de quien soy alumna y discípula.

Pero una mañana amarró en mis costas una barca sencilla, una sola vela. Pero era demasiado pequeña para que mis ojos la vieran, demasiado sencilla para otearla entre tanta fragata encallada en mis playas. Pero la sentía allí, por supuesto, yo siempre se que pasa en toda mi isla. Me dediqué a salir tras cada puesta de Sol. Me dediqué a mirar de vez en cuando por las mañanas a esa barca. Y un día, un barco no encayó, mis cantos no fueron lo bastantes dulces para hacerle virar su rumbo, logré que estuviese viajando en círculos, que su brújula se volviese loca, pero en un resplandor de ojos azules vi su rumbo. ¿Veis por qué no me gustan? Y esa noche fui una hipogrifo enfadada y fea.

No supe nadar, ni bucear, ni siquiera cantar. Volé a mi isla, aterricé como pude y amanecí recostada en esa pequeña barca, protegida del viento con su única vela. No quiero moverme de ahí. De vez en cuando las gaviotas me traen noticias de ese barco, que sabe cual es su destino, pero le está costando llegar. Y eso, ya no es culpa de mis cantos, ya no.

Y ahora, se que estoy haciendo lo correcto.

Pero a veces...

A veces, me pillo mirando mi trono en el faro con deseo, a veces me sorprendo cantando por lo bajo, a veces me descubro mirando al Sol buscando la Luna...

Al fin y al cabo, siempre he sido hija del agua, y cómo tal, nunca podré ser constante como la tierra, nunca podré permanecer como el suelo.

Así que me pregunto si una sirena, por mucho que corra de tu mano por la arena, pierde las escamas para siempre...


P.D: Lo que tenga que venir vendrá de todas formas, así que mientras tanto dediquémonos a vivir.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

3

Y ahora que, después de tanto tiempo, soy tuya y tu eres mío... (Pero sabes que esto que digo es metafórico, yo no tengo dueño, ni nunca lo tendré, se que te molesta y admiras a partes iguales). Ahora, después de tu callar durante tanto tiempo por convenciones sociales absurdas y acordarte con malicia como probaste las fresas del árbol de tu vecino, te ríes. En su momento no te reíste, te llevaste una paliza. Quieres a tu vecino, yo le amé. Ahora él no está. ¿Y tú? Siempre rondando por la verja de mi jardín.
-Buenos días rizitos...
-Deje la sonrisa en la puerta y márchese.

Pero él también está, y deseo sus fresas, de su árbol. Su jardín entero.
Con todas mis tripas.
¿Por qué llega todo a la vez? ¿Por qué no se pueden hablar las cosas? Yo quiero gritarlo al mundo joder, que si, que se puede QUERER/AMAR/DESEAR/GUSTAR a más de una persona a la vez. Y no es malo. Simplemente es más difícil de llevar.
Sobre todo cuando quieres entrar en el jardín con el oficio de granjerA acupado. Yo quiero ser esa granjera. Pero a la vez no salir de tu huerto. Otra noche como esa. Muchas más.

Mi QUERER/AMAR a día 29 de Sept siendo las 19.08 son tuyos.
Pero mi DESEAR/GUSTAR a día 29 de Sept siendo las 19.09 no...

El número 3 es demasiado para una sola cabeza. Y me gusta.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Back To Future

Los hay que se van sin echarles y los hay que vuelven sin llamarles...

Pero no te preocupes por la gente de tu pasado, hay una razón para que no estén en tu futuro.


On the road. Always.


lunes, 23 de agosto de 2010

PIEL DE GALLINA

Reír. Comer a besos. Bronceado de biblioteca. Dos horas para montar una tienda de campaña. Mudarme de casa. Echar de menos. Asquearme de la buena suerte. Estrenar septiembre. Recordarnos retozando en la arena. Arena por doquier. Recoger CIU de noche en bici. Robar una bolsa de chuches en los chinos. Agarraros la mano.

Pillar al del pendiente de madera mirarme las piernas, o mi vestido de cuadros. ¿O mi piel de gallina?

Hacer sonar fuerte mis tacones. Ronronear al Sol. Ser criatura de la noche. Bailar con The Dandy Warhols. Conocer aun más gente.Salir. Deslizarme por las barandillas. Encantada con las bromas telefónicas de mi abuela.Echar de menos cosas que nunca he vivido. Se dice desear. Desear. Volver a veros. Y ya está. Acabarme el bol de helado, yo sola. Dormir desnuda. Cantar en la ducha mientras suena Jet. Que me acaricien la cabeza, que me gusta, que me encanta. Que me beses en la nariz y me hagas cosquillas con la barba. No os la afeitéis. Yo tampoco lo haré. Y volver a reírme más fuerte. Perseguir a las ardillas del bosque de teleco. Lo bien que cantas y tocas la guitarra. Lo bien que bailas break. Lo mucho que molestas, petarda. Y tu también. Oler a mi tortuga, asquerosamente tierna.

Mirar que son las 22.00 y seguimos estudiando. Bueno, mirando el libro. Apoyar mi cabeza en tu hombro mientras le dices: "Tronco, te quiero"; y él te contesta: "No me seas marica", mientras te da un apretón en el hombro con una sonrisa.

Y volar sobre dos ruedas las calles universitarias vacías, excepto por nuestras enormes y orgullosas almas, a las tantas de la noche rumbo a nuestros nidos. Me esperan spaguettis a la carbonara. Ñam.
Y en definitiva dos semanas que parecen no acabar nunca. Con vosotros. En la biblioteca.

Porque... Esto...
¿Qué haríamos si hubiésemos aprobado todo?
Aburrirmos. Seguramente. Seguramente.



lunes, 19 de julio de 2010

Volteretas cósmicas

Volver a sentir eso. Es la magia de la vida. Y sus volteretas. Cómo a veces pasa antes el acto, que el sentimiento. Y no es la primera vez que me pasa esto. Ni la última. Y volver a verle, hace que recuerde ese día, esa noche. Que recuerde cómo la mente es capaz de desear e idealizar a una persona cuando no está presente en tu vida diaria. Y cuando, por alborotos cósmicos, nuestros planetas se alinean para pasar una tarde juntos por motivos totalmente distintos a los que a mí me gustaría, vuelve mi corazón a dar un concierto dentro de mi pecho. Y ahora miro atrás y me veo a mí seducida, seduciendo... Y consiguiendo lo que tanto anhelé. En sus brazos. Su olor, y el de su camisa. Y que ahora soy consciente de no haberlo exprimido del todo, no al menos como lo exprimiría si tuviese una máquina del tiempo. Mis mejillas rosadas. La magia de la noche, del alcohol, de lo prohibido, del "no deberíamos", de lo desconocido, de yo de alguna forma ya te conocía, del no se como pero siempre me has gustado...

Y cuando amanece, ver a tu lado a tu pequeño milagro personal. Y pasa el tiempo. Y el polvo cósmico nos vuelve a reunir pero no hay esa magia, solo realidad. Ahora decimos chorradas, nos reímos, aunque sigo ruborizándome, sigo sin aguantarte mucho la mirada (y eso me preocupa, porque no tienes los ojos azules, que podría ser una válida excusa).

Pero se que ya fue. Y nunca más será.

Siempre guardaré ese momento en ese rincón de mí que se titula "no olvidar nunca". Y la vida sigue. Y se que podría seguir de otra manera. Porque las líneas de nuestra vida se han cruzado, pero nunca entrelazado. Por mí, las anudaba. Y se que seguiré viéndote de vez en cuando durante mucho tiempo por, de nuevo, motivos distintos en los que mis sueños serían.

Se que me lo advirtieron.

Y lo sabía. Era consciente. Que me traería consecuencias. No muy agradables he de señalar. Pero no me arrepiento. No me gusta quedarme con la duda. Nunca. Y este maldito brote de sinceridad que me ha dado, que no se a que viene. Necesitaba expulsarlo. Mucho mejor.

Rayé el cielo con con la punta de mis dedos. Lo peor es esa sensación. Esta sensación.

La de saber con certeza que yo podría hacerte feliz.
Porque lo se.

lunes, 12 de julio de 2010

CAMPEONES DEL MUNDO Y DE NUESTROS CORAZONES

- Ahí va Iniesta...
- Le veo, le veo. Pásame el vaso qu...
- No, espera espera.
- ¿Qu...
- ¡Allá va! ¡Vamos Iniesta! ¡Vamos!
- Tia, tia, tia, tia...

Unos segundos. Minuto ciento algo del partido. Sucio juego por parte de los holandeses. Suena en boca de mis camaradas: "¡Ese holandés que hijo puta es!". Te dedico ese canto Robben. No vuelvas a molestar a Iker. Estoy temiendo los penaltis. Ya casi no tengo uñas. El corazón me late a mil por hora. Casi puedo oírle. Excitado. Me llevo las manos a la cara, juntas, como si rezara, quizás lo estaba haciendo. A mi alrededor solo se oye: "Vamos, vamos... Vamos Iniesta ya es tuyo, venga." No paro de susurrar inconscientemente: "Un poco más, un poco más y es tuyo."

Segundos eternos.
Mi corazón va a estallar.
Mi sangre roja fluye más rápido que nunca.
El toro que vive en mí se prepara para acometer un salto.
El fuego y la pasión amenazan con desbordarse después de un Mundial semejante.

Pu Pum. Pu Pum. Mi corazón. Pu Pum. Pu Pum.
Segundos eternos... Y...

¡¡¡¡ GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!!!

Si. Era real. Nos levantamos todos de golpe y durante unos minutos eternos eramos uno solo, saltando al compás. Me vi fundida en mil abrazos, conocidos y desconocidos. Grité con toda mi alma. La felicidad y la energía desbordaban cada poro de mi cuerpo. Habíamos marcado joder. Joder. El champán me calaba. Gritaba, besaba, reía. No volví a sentarme porque al poco...

¡¡ Piiiiiiiiiiiiiiiiii... !! Fin del partido. España ha ganado. España es, ahora si, campeona del mundo.

Corrimos a la fuente. Y digo, sin dudarlo, que fue el mejor baño de toda mi vida. El mejor. El de la victoria. Aunque ese agua no logró apagar el fuego que desprendíamos. En la tele lloraban los jugadores, en las calles nosotros. Un país entero en pie, gritando, feliz. Un país más país que nunca; jamás ninguna otra cosa nos unió tanto, jamás antes fuimos TAN ESPAÑOLES. Orgullosa sangre roja. Orgullosa pasión de toro. Orgullosa. Eufórica.
EspaÑola.

Y la sensación de saber que en ese preciso instante miles de personas, millones, estaban haciendo exactamente lo mismo que yo era increíble. En China, en Sudáfrica, en toda España, miles de por el mundo reunidos frente a un televisor viendo la misma imagen. Vestidos de los mismos colores. Llevándose las manos a la cabeza en el mismo preciso instante del casi-gol. Y, sobre todo personas con el mismo encogimiento de corazón ante la carrera de Iniesta, todos pendientes total y absolutamente de ese hombre. El hombre de la noche. Y, finalmente, creo que nunca antes hubo tanta gente saltando, gritando, llorando, riendo y abrazando al mismo tiempo repartido por el planeta. Cada uno de un país, de unos padres, de una costa, de un polo, de una religión, de un partido político, de un color, de... Menos ayer.

Ayer todos éramos rojos.
Todos éramos hijos del fútbol.
Todos éramos adoradores de San Iker Casillas..
Todos éramos del partido "La Selección Española".
Todos éramos españoles. Ayer todos teníamos sangre y pasión en las venas.

Que viva la Selección. Que vivan los campeones. Que vivan las piernas de oro de Puyol, Villa e Iniesta. Que viva todo español de nacimiento y de corazón. Que viva todo aquel que ama el fútbol.

Y por supuesto que viva Casillas. Y su guapa novia también. Aunque la tenga una enorme envidia. Los que dijeron que por su culpa Iker se desconcentraría ahora que cierren la boca, porque seguro que ella tiene parte de culpa del excelente trabajo del Capitán.

The power of love.

Porque ambos pusieron la guinda a una noche perfecta:

con el beso más bonito, sincero y espontáneo que he visto en mucho tiempo. Perfecto.



¡¡¡¡¡¡ Y QUE VIVA ESPAÑA !!!!!

jueves, 8 de julio de 2010

...

La noche...La arena...La Luna...
Nosotros...El mar y el Sol...
Las gaviotas...A mi cámara. Y su funda. Perdida en algún lugar.

lunes, 28 de junio de 2010

Podría intentarlo...

- Puedo ser divertido si quieres, o pensativo, listo, supersticioso, valiente... incluso bailarín. Sí, podría intentar ser bailarín. Seré lo que quieras. Dime lo que deseas y lo seré por ti.
- Eres tonto…
- Bueno, podría serlo…


No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy.

domingo, 27 de junio de 2010

Ains

No se ni que hago aquí escribiendo. No es el momento ni el lugar, pero sentía la necesidad de escribir, por el puro placer de...
Estoy TAN relajada. Tan a gusto. Al final hoy no hemos salido de fiesta, necesitábamos dormir, pero el caso es que estamos tirados en el salón viendo Austin Powers. Los chicos sonríen y le ríen las gracias a la tele, las chicas lo ven con indiferencia. Yo estoy sentada en un sofá de terciopelo azul, aun con el biquini de flores que he llevado esta tarde a la barbacoa de Fano y comiendo una manzana verde.

[Adoro el sonido de mi mandíbula rompiendo un trozo de manzana, es sensual, es dulce].

Mis amigos están tirados a mi alrededor en el sofá, no duermen, no se mueven, no hablan. Pero SON ellos, esta noche más que nunca. En pijama, medio desnudos, con chandal, así sin más. Patri se va a acabar la tableta de chocolate en breves, no puedo permitirlo. Pero para ello tendría que dejar de escribir, hablar, moverme. Demasiado tarde, se ha comido el último trozo. No importa, su cara de alegría pos-chocolate me satisface.

He abierto la terraza, está justo a mi lado y una suave brisa entra a estas horas de la noche. La cachimba descansa en el suelo, los últimos restos de humo salen por la rejilla de abajo. El flequillo me hace cosquillas es los párpados. Me hace sonreír. Veo a lo coches pasar, ¿qué de historias habrá en cada uno de ellos? Rojo, azul, blanco, negro, otra vez blanco... Acaso, ¿saben qué les miro? ¿Qué estoy aquí tan tranquila y relajada? Seguramente ni les importe. pero quizás si lo supiesen, les daría envidia y procurarían encontrar el mismo sentimiento en su interior.

Se respira tanta calma. Es como si después de tanto jaleo estudiantil y ahora tanto jaleo de fiesta, estuviésemos por primera vez descansando. Esta noche me siento por primera vez descansada. Definitivamente. Me gustan mucho los suspiros fuertes de comodidad que sueltan a veces. Y que digan que les acerque el mando/la comida/la servilleta, dado que soy la única más próxima a una posición perpendicular con el suelo.

Yo también he suspirado. De comodidad, de relax, ahora mismo es como si nada fuese a pasar mañana. Parece que esta noche va a ser interminablemente cómoda. Y me seduce la idea. No me apetece ni cambiar la letra, ni buscar una foto acorde, ni siquiera se que título poner a esto... No me preocupa. Incluso me quivoco mucho al escribir.

Voy a dar a publicar. Le pasaré el ordenador a quién le toque ahora, le daré una patada a éste pendejo de mi lado y me recostaré en este sofá tan cómodo. Y no voy hablar, solo voy a dedicarme a ver la tele, disfrutando de ELLOS, a mi lado.

Y que no se me olvide suspirar de comodidad. Una vez más. Y otra. Otra más. Y dentro de un rato, miles de ellas más.

Y que lo tenga que venir vendrá, pero no voy amagarme estos momentos (tan buenos) por algo que tiene que llegar, que ya llegarán, ya me ocuparé de ellos más tarde, en SU momento. Porque echaremos la vista atrás, y diremos "¡Mierda! Si ya sabía yo esto, y si es así... ¿Por qué cojones me amargué antes?" Asi que no, ahora solo toca suspirar.

"...aaaiiiinnnnnnssssssssssssssssssss."

jueves, 24 de junio de 2010

PARA TÍ DE MÍ, ESAS COSAS.

"- Sara.
- ¿Mmhh?
- Si ahora mismo te regalase una máquina del tiempo, y tuvieses que tomar la decisión de irte unos días algún sitio, para luego volver, ¿Dónde irías? No seas impulsiva como acostumbras y reflexiónalo.
- Al 69. A Woodstock.
- ¿Qué te he dicho? Que lo reflexiones criatura. ¿Seguro? ¿Tres días de paz y música? ¿No?
- Exacto.
- Me parece un acertadísima elección. Algún día iremos...

... te liaré porros para que saborees el sabor de la Tierra.

... iremos en alguna caravana vieja que alquilaré para notar cada badén del camino.

... recogeremos autostopistas y sonreiremos al verlos dormir.

... te regalaré un caballo para que lo montes desnuda por mares de césped.

...correremos huyendo con alguna buena razón por bandera.

...veremos el mundo con otro color.

...en mitad de la multitud nos sentaremos a disfrutar de eso, de la multitud. En soledad.

...a ella, a Janis.

...puede que YO suba a tocar una canción, si me lo permite Jimmy Hendrix claro. ¿Me dejará su guitarra?

...dejaremos tu vestido rojo tan bonito en algún maizal.

...comeremos con lo que ganaremos con nuestro puesto de ropa de colores.

... puede que me deje el pelo más largo.

... y no haremos otra cosa más que reírnos.

...haremos el amor en el césped.
...nos subiremos al capó de mi caravana y nos sentiremos los reyes del mundo.

... nos bañaremos en el río.

...nuestra piel será nuestra única ropa.

... nos compraremos unas de esas gafas a lo Jonh Lennon que tanto te gustan. Y que nunca has tenido.
... y cualquier imprevisto será una anécdota.

...y en mitad del amor, la paz y la música, tendremos una iluminación."

P.D: Podría escribirte cualquier cursilada, pero creo que ya te saturo bastante con ellas cuando nos vemos. Que te quiero, y que pensándolo mejor, no voy a dejarme el pelo largo como los tíos esos hippiosos que andan contigo... así seré el más original de todos. ¡Aunque joder yo también soy un hippiosos! Y que esto del blog es divertido, lo reconozco. Y que gracias por dejarme escribirte aquí esto, espero que te guste. Y el resto ya lo sabes. Estás encantadoramente loca."
Fmdo: tu amigo y chófer... Manu.

sábado, 19 de junio de 2010

Dementia is 7 seconds

¿Cómo un rostro puede hacerme pecar 7 veces cada uno de los 7 pecados capitales en tan solo 7 segundos?
Escribo con la mente totalmente en otro sitio.
Escribo aun con esos ojos clavados en los míos.

En la fila del supermercado. A tan solo 5 o 7 metros de la calle. Solo llevo un paquete de nata para la pasta de hoy. Tengo 6 o 7 personas delante. Me distraigo viendo a la gente pasar. Esa mujer, esos niños, ese hombre...
Y él. Con ellos. ESOS ojos. ESA mirada.

LA MIRADA MÁS BONITA del mundo


Apoyado en la puerta. Con un piti en la boca. Tenía uno de los rostros más bellos que he visto nunca. Aunque ha hecho que olvide todos los demás.

Tenía poco pelo, castaño claro, invadido de tempranas canas, muy fino. Veintimuchos, treinta quizás. Su nariz, larga, recta, perfecta. Algo respingona. Perfecta. La piel demasiado curtida, con demasiadas cicatrices y marcas. Los labios gruesos, carnosos, como si hubiesen vuelto de besar a alguien. Como si hubiesen pasado mucho tiempo sin besar a nadie. Las orejas grandes, finas también. La cara chupada, enmarcada por unos pómulos que descansaban debajo de unos enormes y delirantes ojos grises, que me hicieron dudar de la paleta de colores establecida, sentirme engañada ante el susodicho gris, quizás sus ojos inventan un nuevo color.EL color.

Se llevó el piti a la boca y dio una larga calada desviando la mirada al parking de los coches. En la otra mano llevaba las llaves de un Renault. Echó el humo lentamente por la boca. Los últimos restos, por la nariz. Volutas de humo bailaban alrededor de su cara intentando imitar sin éxito el color de su iris.

La fila avanzó un par de personas. Me moví automáticamente. En mi cabeza solo había una palabra:

dementia


Ahora estaba más cerca de él. Me hubiese quedado ahí por siglos, viéndole como consumía mierda cilíndrica en sus labios. Nunca fumar me pareció sexy, pero he de reconocer con la boca pequeña que le sentaba muy bien. Demasiado. Giró la cabeza y me hundí en un mar de plata.

"Los ojos azules están sobrevalorados"

[Siempre he pensado que unos ojos claros saben más de lo que es necesario, como si cuando mirasen a la gente fuesen capaces de ver más allá. Y no me gusta. Sin embargo, los oscuros siempre me han dado la impresión de que pueden ocultar más de lo necesario, como si cuando fuesen observados fueran capaces de disfrazarse en su propia oscuridad. Y me gusta.]

Pero SUS ojos grises no me dieron la sensación de saber nada más allá, ni los míos tratar de ocultar nada.

Y sentí envidia, pereza, gula, codicia, soberbia, ira y lujuria.

Cuando me miró me atrevesó dejándome en el más puro estado de inconsciencia, y deseé tener sus ojos... Deseé arrancarme los míos y ver la realidad con otro color. Ese color. Estoy convencida de que él ve el mundo de otra forma.

Envidia

Cuando me miró, cualquier cosa que urgía por hacer en hoy pasó a un segundo, tercer...séptimo plano. No quería hacer nada, ni siquiera avanzar en la fila para cobrar la nata.

pereza

Cuando me miró, me dieron ganas de comerme todo lo que había en ese supermercado, comer. Comer. Eran las 11 y algo, aun no había desayunado. Me gusta pensar que eran las 11:07.

Gula

Cuando me miró lo quise todo. Quise poseer todo lo ¿"poseíble"?. Quise tener el mundo entero y dárselo a él. Quería que pudiera pedirme cualquier cosa y yo dársela. Quería el mundo entero, para él.
Codicia

Cuando me miró me sentí soberbia, porque sus ojos se habían posado en los míos. Porque de todos los ojos que podía estar mirando, eran los míos. Soberbio.

Soberbia

Cuando me miró sentí ira, por todo. Por esto y por aquello. Por el puro placer de sentir la ira corroer mis sentidos. El poder. Destrozar, tirar todo al suelo, y hacer espacio, espacio para que esos ojos pudiesen ver lo inabarcable.
Ira

Cuando me miró sentí lujuria, por él. Por poseerle. Porque mi cuerpo quería acercarse a él, gastar nada más que 7 milisegundos en verlos más de cerca para corroborar su existencia verdadera y luego quitarle el piti para tirarlo lejos. Y que lo próximo que se consumiese en su boca fuese yo. Lo próximo que vistiese su piel fuese yo. Lo próximo que le hiciese gritar a las estrellas fuese yo.

Lujuria

[Acabé pagando la nata, nerviosa pasé a su lado al salir. Le miré, ahora recuerdo que con descaro, en el momento, como cualquier persona "un poco loca" habría hecho. Sin mi permiso, mis labios debieron hacer una mueca algo parecida a una Sonrisa, porque él me devolvió una de verdad, una de 7 segundos. Y ahora se que esos ojos me perseguirán durante mucho tiempo.]





Restos, goterones y manchas.

-Te he echado mucho de menos

-Lo sé. Por eso me abrazas tan fuerte. Me haces daño.

-Es para que no te vuelvas a escapar.

-Sabes que lo volveré a hacer. No soporto la sensación de las ataduras.

-Yo no soporto que te vayas.

-También lo sé. Pero si no me fuese, luego no me abrazarías tan fuerte.

Tu cocina es la única que aun tiene restos de susurros, goterones de risas y manchas de complicidad.
Se ha producido un error en este gadget.