Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".

Y a solas, cada cuerpo compone su réquiem.Un llanto por la mitad perdida. Una lágrima por cada gota de sudor compartida. Una SONRISA por cada risa que inundó la partida.

El acto desesperado de amar lo que no tenemos. El acto desesperado de amar.
Amar desesperados ese acto.
Y desesperados sucumbir al amar.

(Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".)

lunes, 24 de mayo de 2010

"Porque nadie muere solo, Jack"

No es eso.

No es que no nos haya resuelto de dónde viene el humo negro. Ni cómo Desmond es capaz de sobrevivir a ataques electromagnéticos. Ni de dónde proviene esa luz de en medio de la isla. Ni cómo hacen para saltar en el tiempo. Ni en el espacio. Ni qué es, en definitiva, la isla.

Y ayer, después de levantarme a las 6.00 de la mañana, comprobar que verdaderamente el final estaba cerca, esperar sentada en la encimera de la cocina viendo como las palomitas se hacían... Después de 6 años de serie, después de todo el misterio, las noches enganchada en series yonquis, la de conversaciones sufridas con los amigos, la de risas, la de desesperación por saber qué cojones pasa... Después de todo eso, y hora y media de capítulo final, aparece el último cartel de LOST en mi pantalla.

Y no se que pensar. No. ¿Un sueño? No puede ser. ¿Muerte? ¿Qué dices? Aun noto tensa la piel de mis mejillas por las lágrimas que se me han secado en ellas. Porque sí, porque he llorado.

Porque no entendéis. No es ser freak, no es ser fanático. Es adorar las buenas historias. Y como ya he dicho, ahora me doy cuenta, después de llamadas a las 9 de la mañana para comentarlo todo contigo, después de ir por la calle y ver gente con símbolos de Dharma, después de acaloradas conversaciones en la universidad, después de meditarlo...Ya lo he entendido.

Todo se resume en un gran: "¿Y qué?" Acompañado de una sonrisa.

No importa que no me solucionen todo eso, no importa que no sepa nada a ciencia cierta, que... A mí me gusta, ¿y sabes por qué? Porque cuenta lo más importante, la vida y la muerte. Porque la isla fue misteriosa antes que ellos y lo es ahora sin ellos. Y hay cosas en esta vida que no se pueden explicar, y que forman parte de su magia. Simplemente, creyendo en ellas. Simplemente, su razón es un "porque sí". Y a mi me basta. Es suficiente para mí.

Porque no fue un sueño. Fue real. Todo ello pasó. Y Jack, y los demás se fueron sin saber la verdad de nada, como todos aquellos que alguna vez tropezaron con la isla. Como nosotros.
Y sí, están muertos. Pero, ¿no es eso lo que nos espera a todos? Ellos no iban a ser distintos.
Esos flash-forward no eran más que el limbo. No es al contrario, no es la isla lo ficticio, es la realidad lo ficticio.
Todos muertos esperándose, sin saberlo, sin poder cruzar la puerta sin los otros.

"PORQUE NADIE MUERE SOLO, JACK"

Porque se aman, porque todo ese sentimiento fue real. Y ahora, después de tanto sufrimiento que pasaron, vuelven a estar juntos. No importa donde, yo lo llamo limbo. Ahora la frase mítica de la serie pierde sentido: "Vivir juntos. Morir solos". Porque...

"PORQUE NADIE MUERE SOLO, JACK"

Y es lo único importante. Las historias, las personas, sus sentimientos, su amor, su amistad. Que me den una respuesta a lo otro, simplemente calma mi sed de curiosidad, pero no es lo importante. No puedes decir que no te ha gustado el capítulo solo porque no resolvían dudas ¿no crees? Siempre nos dejaban a medias, otras cosas lo intuías, te las decían, otras se las callaban... y eso es porque no es importante.

La isla no importa. Importa lo que hacía aun más especial a la isla. La alegría y amistad de Hugo, la ironía y temeridad de Sawyer, la lealtad y valentía de Jack. la serenidad y fuerza de Kate, la disyunción del bien y el mal de Sayid, el amor de Juliet, la transformación de Jin, la voluntad férrea de Sun, la bipolaridad de Ben, los errores de Locke y los de... y la humanidad de todos ellos.

Juntos. Felices. Te das cuenta. Y aprendes de sus errores. Y lloras porque yo también estoy perdida muchas veces. Yo también tengo mis humos negros en el alma. Y esa luz en mi corazón que alguien tiene que proteger por mí. Y lloro porque al fin y al cabo, la vida es nuestra isla personal. Y les ves, y piensas:

-Yo me rendiría, es imposible.

Pero no, ahí siguen, como en las épicas batallas, piensan qué es un error, por qué ellos, pero ahí están. ¿Importan los motivos? Claro que sí, pero no resolverían nada. Esas batallas donde no quieres saber el final porque, joder, no pueden acabar bien. ¿Cómo volverá a ser todo igual después? Pero se puede, al final, todo se pasa, siempre. Siempre, después de la más negra noche de tormenta aparece el más brillante de los soles, y un nuevo día nos trae esperanza de que es posible. Sea lo que sea. ¿Me crees?

Y son esas las historias que a mi me gustan, las que importan, esas, como ésta. Porque llenan el corazón, porque las encuentras sentido.

Y lo más absolutamente importante de todo: y es que todos ellos, podrían rendirse, podrían dejar que la isla acabara con ellos; incluso podríamos dejar que nuestra vida pasase sin nosotros vivirla... Podríamos, igual que ellos.
Pero no se rinden, no lo hacen, porque todos luchan por algo. Porque tienen esperanza.


Y tu, dime,¿entiendes ahora lo verdaderamente importante?



P.D: Jack, no puedo olvidar mencionarte, junto con Ben, eres mi favorito. Siempre me has gustado, me has enseñado más que ningún personaje, también el que más me has hecho llorar. Sobre todo y de todo.
Y contigo, sin dudarlo, me iba una isla desierta y al fin del mundo.



2 comentarios:

  1. Yo necesito razones, no tengo heroína, solo una parte de Kate, pero nada más.

    ResponderEliminar
  2. Oh! Que bueno...LOST.
    No soy una seguidora pero durante un tiempo lo vi.

    Tienes razón despues de la noche mas oscura siempre aparece un sol refrescante.

    Y si, nadie muere solo.

    ResponderEliminar

PENSAMIENTOS DE GENIOS

Se ha producido un error en este gadget.