Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".

Y a solas, cada cuerpo compone su réquiem.Un llanto por la mitad perdida. Una lágrima por cada gota de sudor compartida. Una SONRISA por cada risa que inundó la partida.

El acto desesperado de amar lo que no tenemos. El acto desesperado de amar.
Amar desesperados ese acto.
Y desesperados sucumbir al amar.

(Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".)

viernes, 21 de mayo de 2010

Restos, goterones y manchas.

-Te he echado mucho de menos...

-Lo sé. Por eso me abrazas tan fuerte. Me haces daño.

-Es para que no te vuelvas a escapar.

-Sabes que lo volveré a hacer. No soporto la sensación de las ataduras.

-Yo no soporto que te vayas.

-También lo sé. Pero si no me fuese, luego no me abrazarías tan fuerte.

Al final, acababa marchándome siempre. Al principio, volvía. Entre medias, supe que llegaría el momento cuando dejaría de hacerlo. Ahora, no voy a volver. Tu cocina es la única que aun tiene restos de susurros, goterones de risas y manchas de complicidad. Ni tu no yo vamos a limpiarlo.

1 comentario:

  1. Ouch. No se porqué duele un poco.
    No limpies recuerdos bonitos y tampoco los no tan bonitos. Porque la tristeza o nostalgia no existiria si no hubiera tiempos felices. :)

    ResponderEliminar

PENSAMIENTOS DE GENIOS

Se ha producido un error en este gadget.