Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".

Y a solas, cada cuerpo compone su réquiem.Un llanto por la mitad perdida. Una lágrima por cada gota de sudor compartida. Una SONRISA por cada risa que inundó la partida.

El acto desesperado de amar lo que no tenemos. El acto desesperado de amar.
Amar desesperados ese acto.
Y desesperados sucumbir al amar.

(Fragmento de mi entrada "Diario de tus instintos olvidados".)

jueves, 8 de abril de 2010

Miel de libélula

Y te di el olor, de todas mis dalias y nardos en flor..

Y te di el tesoro, de las hondas minas de mis sueños de oro...

Y te di de la libélula la miel, del panal moreno que finge mi piel…

¡ Y todo te di ¡
como una fuente generosa y viva…
para tu alma fui.

Y tú, dios de piedra,
entre cuyas manos , ni la yedra medra…Y tú, dios de
hierro, ante cuyos ojos velé como un perro…

...desdeñaste el olor, la miel y el oro.

Y ahora retornas, libélula sin color, como un mendigo de amor. A buscar las dalias, a beber la miel, a implorar el oro...

A pedir de nuevo, todo aquel tesoro

3 comentarios:

  1. directamente...no va!
    solo te digo que seis horas!

    ah! tu texto fabuloso!
    te superas con cada entrada...


    siempre se da se da se da
    y se recibe un fucking mojón!

    ResponderEliminar

PENSAMIENTOS DE GENIOS

Se ha producido un error en este gadget.